Una historia cualquiera

Una simple historia mas...

Una simple historia cualquiera…

Hay gente que aún se cartea, que comparte escritos. Este es el caso de Eugenia Alberdi. Una gran amiga a la que admiro. Me sorprende siempre cuando escribe, se desnuda.Para apreciar sus escritos hay que conocerla, es diferente, es mordaz y no tiene pelos en la lengua. Le importa poco lo que puedan pensar de ella. Vive como quiere, y no se ciñe a ninguna norma social. No se maquilla, y aunque es una belleza, detesta que le adjudiquen tal calificativo. En papel es cuando se percibe su sensibilidad.

Aqui va su corto relato de una historia que se puede interpretar como se quiera…

Una historia cualquiera…

Sí, sí se dijo a sí misma, ha vuelto a pasar. ¿Será la última vez, o vas a seguir con este juego? Se preguntó por milésima vez. Decidió que hoy por hoy no tenía una contestación. Como tantas cosas, las relaciones pueden ser impredecibles. Para ella las relaciones de amistad siempre fueron un misterio. A veces sentía que la única amistad que había logrado tener era la que había tenido en su momento con su pareja. Sin embargo se preguntaba si a eso se le consideraba amistad. No, a la amistad que ella buscaba le sobraba la parte íntima de las relaciones de esa índole. Ya rondaba los 50 y para ella seguía siendo un misterio la palabra amistad. Ahora se encontraba que la persona por la que hacía un tiempo se había enamorado locamente, apasionadamente y todas las palabras terminadas en “mente”, le continuaba diciendo que quería mantener una amistad, a pesar de las circunstancias. Que sería posible por su parte superar la atracción física y que no se le echaría encima si se la encontraba en un sitio donde hubiera una cama cerca. Ella pensó que había oído esa cantinela por demasiado tiempo, más tiempo que veces dichas. Pues en realidad, desde que dejaron de amarse físicamente hacía casi dos años, ella, ambos, habían intentado mantener esa distancia. ¿Y con qué resultado? Pues con el que se encontraba, acababan de pasarse toda una tarde y parte de la noche solos y con una cama de por medio, y la cama no actúo precisamente de mueble decorativo.  Ella creyó que desde la última vez, unos tres o cuatro meses atrás se había logrado ese cometido, es decir, mantener la distancia y ahora mientras estaba estirada sola en su cama se daba cuenta de que esta historia de atracción se empeñaba en seguir.  No obstante esta vez, por primera vez, sus sentimientos eran diferentes. Sentía que tenía más control sobre estos. El desasosiego a veces mayor, a veces menor que le había causado su presencia, misteriosamente se había evaporado. A lo mejor no tan misteriosamente. Había pasado muchos meses observando, analizando, deseando ver progresos en la meta que se propuso hacía más de medio año, la de lograr enterrar esa debilidad que sentía por él, frustrándose incontables días al sentirse derrotada una y otra vez ante su presencia y ante su ausencia. No lo vió por un año y al verlo su frustración fue mayúscula al darse cuenta de que lo seguía queriendo. Pasaron unos cuatro meses más antes de que volviera a verlo, y sintió,  para su aflicción, que todavía  se sentía muy atraída por él.  Se preguntaba por cuánto tiempo más iba el destino cínico de su corazón seguir haciéndola sentir de esa manera. Él estaba casado. Él no iba a dejar a su esposa. Él, ni le prometía un futuro juntos, ni  le daba esperanzas de ello. Tenía que reconocer que en eso él había sido legal, se había comportado. Excepto claro por algún que otro desliz siempre provocado por él.  No obstante, ella no se engañaba y sabía que esos deslices, eran eso, simples deslices, aunque…no, pensó, no, se dijo por milésima vez.

Anuncios

Acerca de Laura Carbonell

Language teacher, food, health and empowerment blogger at @vivafifty @OnLifeandHope #socialmedia #influencer Follow me on Twitter at @lauralcbl
Esta entrada fue publicada en Empowerment, Lifestyle y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s